Actividad física: la excusa para sortear controles en un día de paseo al aire libre

981
El "entrenamiento individual" fue flexibilizado por los resistencianos para sortear los controles.

El Plan Desescalada que entró en vigencia el pasado 25 de julio rehabilitó actividades comerciales, sociales, deportivas y recreativas que estaban vedadas desde el inicio de la cuarentena obligatoria a mediados de marzo.

El debut no fue demasiado auspicioso: la multitud que se dio cita en los espacios públicos al aire libre no estaba en los cálculos de las autoridades sanitarias y de seguridad.

La aglomeración de personas obligó a replantear los límites y a reinstaurar los controles policiales a la movilidad, principalmente en plazas, parques y espacios verdes del área metropolitana.

A partir de entonces están permitidas las “actividades físicas” pero no el simple solaz. Las tradicionales mateadas al aire libre no están permitidas, aunque tampoco pudieron ser evitadas en la mayoría de las plazas.

Sin embargo, en los espacios con acceso controlado, como el parque del Aeropuerto Internacional Resistencia que cuenta con la vigilancia de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la práctica de actividad física era condición excluyente para ingresar.

Sin embargo, la definición no era taxativa sino que alcanzaba con desplazarse de algún modo para obtener autorización. Pero aún con esta exigencia no fue posible descartar contactos entre gente que corría o caminaba en grupos, y entre grupos, y durante los “descansos”.

El lugar está abierto para caminatas, running, ciclismo, pasear con niños y mascotas.

Comentarios

comentarios